Cofre de la memoria

Me decidí a escribirte, porque me parece que en estos últimos años me he olvidado de darte las gracias y decirte que te amo. Al redactar esta carta estoy haciendo caso omiso a las recomendaciones de quienes consideran que una carta al ex marido produce en el mejor de los casos caspa.

Pero yo pienso que después de todo este tiempo el desgaste emocional y toda la bola de sentimientos que ahogan debía considerar decirte que somos más que un hombre y una mujer que ya no lograban vivir juntos.

Ya son varios años desde que empecé a embalar nuestras vidas para poder cumplirle a la pareja que decidió montar su paraíso de amor sobre las cenizas del nuestro. De todo aquello, aún siguen apareciendo objetos que creía perdidos.

De poco valieron tantos recuerdos tantos esfuerzos, tanta rabia, tanta fuerza, y la tristeza inmensa y esa sensación de fracaso, cuando nos volvimos protagonistas de esa separación , cuando dejamos de ser 4 para ser solo personas, solo me atrevo a recordar aquella ultima tarde que estuvimos juntos cuando aún éramos una familia .

Asi vienen flotando muchos recuerdos maravillosos de todos esos años compartidos, si bien todos los años no fueron buenos recuerdos, también si es verdad fuiste mi amor , el del primer abrazo , la primer mirada sincera , mi compañero, mi cómplice mi defensor … la buena noticia es

que esas memorias siguen cálidas en mi pensamiento e intactas y son las canteras de nuestra relación ahora aunque el añadirle el ex por delante machaca por siempre lo que ya no somos tiene siempre paradójicamente un presente mucho más placido en el pasado.

Te confieso mis malos días, mis malas noches y los te extraño que he enviado al viento los besos que me he guardado y las noches que te he soñado, eres la mejor historia de mi vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *